• Diariodeunareforma

Cocina

Hooooola ☺️!!!


Tal y como indica el título del post, hoy os voy a hablar sobre mi cocina.


Fueron muchos bocetos y muchas comeduras de cabeza hasta dar con la cocina ideal. Quien me sigue en Instagram desde el principio, seguro que se acuerda de las vueltas que le dimos a la distribución.


Siempre hemos tenido claro que la cocina sería abierta al salón. Me encanta estar cocinando y ver al resto de familia, incluso poder seguir viendo el programa de TV que estuviéramos viendo hasta el momento de ponerme manos a la obra entre cazuelas y cuchillos. O cuando viene familia o amigos a casa, no tener que aislarme.


Otra cosa que teníamos claro era el color. Desde pequeña me han embaucado las cocinas de Ikea blancas y con la encimera de madera.


Total que, nos pusimos a mirar como haríamos la distribución, con la gran suerte de tener prácticamente toda la planta diáfana y pudiendo hacerla como más nos gustara y ver varias combinaciones. Estos fueron algunos de los renders ⬇️



Cuando por fin parecía que teníamos clara la distribución, compramos un spray en el bazar chino y marcamos en el suelo donde iría para hacernos una idea.


No nos acababa de convencer... de esta manera la cocina perdía amplitud y perspectiva, quedándose muy pequeña y con la mesa de comer muy justa. Tengo que decir que para mi, la cocina, es la zona más importante de una casa. Así que de nuevo a rompernos la cabeza... y con ayuda de mi madre, encontramos la mejor distribución y la que entonces si nos convenció.



Hasta el momento no teníamos pensado hacer una ventana en la cocina, puesto que al lado iba a quedar el ventanal de 3,50 metros de ancho y consideraba que ya había suficiente luz natural. No obstante, me imaginé mi fregadero con vistas al jardín y me encantó la idea. Mi madre me hizo un teatrillo de lo que sería vigilar a los niños mientras cocino sin tener ventana en la cocina, jajaja aún me río sin parar cuando recuerdo aquella escenita.


En cuanto al suelo, lo queríamos igual. Nunca me han gustado los cortes y menos, en una misma estancia. Además, de haber elegido parquet si hubiera sido recomendable poner otro tipo de suelo por el tema del agua, pero como elegimos gres, no había problema alguno.


Sobre materiales, decir que no fuimos tiquismiquis. Vi mi cocina en una foto montada de exposición y me encantó. Yo quería encimera de madera pero esta formica está realmente lograda y, a lo que cuidados se refiere, es menos delicada que la madera. Estuvimos mirando Silestone, pero a éste no puede darle la luz solar directa o se queda la marca del sol, y otra cosa no, pero luz en mi cocina hay mucha, así que lo descartamos. De Dekton vimos el modelo Valterra, pero las esquinas se tenían que 'limar' y se veía en color beige, por lo que se notaba muchísimo que no era madera. Así que no le dimos más vueltas. La que venía con la cocina nos encantaba, era casi idéntica al color de los muebles y, además, barata.


Los muebles bajos y el cajonero bajo horno son de color blanco mate sin tiradores. Las columnas son de color madera a juego con la encimera con tiradores color plata, finos y largos.


En cuanto a los electrodomésticos, los compramos de la gama silence plus para que si los usamos mientras vemos la tele o nos echamos una siesta en el sofá, no molesten. Son en acero inoxidable, excepto la campana extractora, que me encantan estas estilo decorativas. La elegimos en cristal blanco para que no rompiera con la claridad del resto de la cocina. Tiene mucha potencia de absorción y es muy silenciosa. El lavavajillas está encastrado.


El fregadero lo quería de un seno. ¿Por qué? Porque nunca les he visto el sentido a los que tienen 2. Son 2 pequeños juntos. Yo prefería uno, pero de medidas considerables, que cupiesen las ollas, bandejas del horno, etc. Así que nos decantamos por el modelo Havsen de Ikea. A día de hoy, después de usarlo a diario tras 2 meses, puedo decir que estoy encantada con él.

Para rematar, compramos el grifo cromado de Grifería Clever modelo Chef Agora (os dejo el enlace directo a Amazon, que es donde lo compré https://amzn.to/2qookPI ) y la jabonera de Grohe ( https://amzn.to/2yMUXvb ). En el último piso de alquiler tuvimos un grifo de este estilo, extensible, y fue todo un descubrimiento. Así que me dije que si algún día me compraba una casa, pondría un grifo así. A la jabonera le di mil vueltas, porque eso de tener que meterme dentro del mueble para rellenarla no me hacía mucha gracia. Hice una encuesta en Instagram y muchas me dijisteis que tenía que ser una jabonera de calidad, que una de 10€ me duraría 2 días. Así que buscando por Internet di con esta que tenía muy buenas opiniones, además de rellenarse por arriba. Me pasa lo mismo que con el fregadero, 2 meses después de estar usándola a diario, os digo que me alegro muchísimo de haberla comprado. Es muy práctica y limpia. No tengo que tener el bote de Fairy dando vueltas por el fregadero.


Y ya por último, os hablo un poco de los azulejos que elegimos. Son tipo metro biselados en color blanco de 7,5x15. Me daban un poco de miedo por el tema de las juntas, pero pedí opinión a varias chicas que lo tenían y todas me dijeron que era fácil de limpiar, y sí, confirmo que así es. Solo alicatamos la zona de aguas y fuego. No me gustan las cocinas (ni baños) completamente alicatados. Esto es cuestión de gustos, como todo. Pero yo no quería la cocina alicatada completamente, y creo que así queda más aireada, limpia y luminosa.



Faltan todavía muchas cosas, como la cortina de la ventana, que estamos en busca de un estor que nos guste, la rejilla de encima del frigorífico, ojos de buey... ya sabéis, las reformas son así y Roma no se hizo en una hora.


Creo que no me dejo nada. Si queréis saber de donde es cualquier cosa, no dudéis en preguntarme 😜.


Besitos 😘





458 vistas

Si no quieres perderte nada,

¡suscríbete!

hola@diariodeunareforma.com

© 2019 by Alexandra Correas