• Diariodeunareforma

Cocina abierta al salón. Mi experiencia.

Hola chicos 🙂,


¿Cómo está yendo el finde?


Hoy vengo con la pregunta del millón... ¿cocina abierta o cerrada?


Desde hace unos años, influenciado por los americanos y sus programas de decoración como La casa de mis sueños (el cual me encanta, por cierto 😍) no dejamos de ver como la cocina se integra en el salón siendo el eje central de la casa y haciendo la función de salón y comedor a la vez.

Sin embargo, no es una elección que haya que tomarse a la ligera. ¿Esta tendencia es la que mejor se corresponde con el resto de la decoración de tu hogar y tu estilo de vida?



Desde que abrí la cuenta de Instagram, sois muchos los que me preguntáis a diario si recomiendo la cocina abierta al salón. Os preocupa mucho el tema de los olores y a mi también me trajo dolores de cabeza en su día, aunque debo confesar que tener la cocina abierta al salón era y es uno de los sueños que he tenido desde pequeña, así que, ya tenía que ser un 'problema' de peso el que me forzase a cerrar la cocina.


Para mí lo fundamental ante todo, es pensar en el estilo de vida y gustos que tenemos. Con esto me refiero a que hay a gente a la que le gusta meterse en la cocina para apartarse un poco del jaleo que pueda haber en el salón. En mi caso siempre ha sido al revés. Me encanta cocinar, pero el hecho de tener que sentirme aislada me gusta muy poco... así que a veces dejaba de hacer repostería con tal de no estar sola en una estancia. Como ya he comentado varias veces, me da la vida estar cocinando mientras veo un programa de TV con mi marido, o mientras él ve un partido de fútbol y vamos comentando cosas, cuando viene familia y no me pierdo ni una conversación.



Cuando empezamos a hacer la distribución y el diseño de la casa, leí muchísimos foros y blogs sobre el asunto, sobre todo para leer opiniones de personas que tenían la cocina abierta y fabricantes de cocinas y todos coincidían en lo mismo: teniendo una buena campana extractora, no hay problemas con los olores.

En el momento de mirar modelos para decidirnos en una, miré que fuera silenciosa, tuviera mucha potencia de extracción y lógicamente, que estuviera bien de precio. Si estás dispuesto y puedes permitirte una campana de 1.000€, esto no será un problema.

Relación calidad / precio la que mejor encontré fue la CATA 02159003 THALASSA 900XGWH. Nos costó alrededor de los 400€. A la máxima potencia, tiene un nivel sonoro de 64 decibelios a una presión de 470 Pa.

Aprovechando que hablo de ella, por la cual también me preguntáis mucho, deciros que sí, la recomiendo muchísimo, estoy muy satisfecha con su compra. Pero como también tenéis muchas dudas, voy a dejar el tema para otro post y así profundizo más.


Otra de las cosas que también hice, fue comprar todos los electrodomésticos (excepto la lavadora que está en el porche), de la gama Silence Plus. Esto ayuda a minimizar los ruidos que puedan haber. A nadie le apetece escuchar en exceso el lavavajillas mientras se echa una siesta en el sofá o ve una película. Aunque esto también forma parte de la organización. Nosotros solemos poner el lavavajillas cuando nos vamos a dormir, pero alguna vez hemos tenido que ponerlo durante el día y no nos ha sido molesto.



Otra decisión que tomamos, fue hacer una prolongación de la península con la mesa de comer. Creo que no soy la única a la que solo le da (daba mejor dicho) uso a la majestuosa mesa del comedor de uvas a peras. Nosotros solo la usábamos en cumpleaños, navidades... lo que se reducía a 4 veces al año. A eso le llamo yo desperdicio de espacio. Por ello, decidimos ponerlo así. La mesa hace 1,40 m cerrada y 2 m abierta (es extensible). También se puede mover, por si viene mucha gente y hay que poner una mesa al lado. En Pinterest, que es mi mayor fuente de inspiración, vi infinidad de cocinas que la mesa prolongada estaba incorporada al resto de cocina. Por un lado queda precioso y se ve más integrado, pero por otro lado, tienes limitación de posibilidades, en cuanto a moverla y cambiar su orientación.



Dejo un listado de preguntas que me habéis dejado en Instagram y mi respuesta:

  • ¿Qué tal el mueble de persiana? A mí me encanta. No solo estéticamente, si no por lo práctico que es. Yo uso cafetera de toda la vida, pero para los que tengáis cafetera de cápsulas o espresso, es una idea buenísima ponerla dentro con las tazas al lado y crear una estación de café.

  • ¿No hubieras preferido poner la inducción orientada al salón? No. Me parece engorroso no tenerla enfrente de una pared. A no ser que pongas una isla donde quede bastante amplitud detrás de la inducción donde salpique y vaya a parar toda la grasa... me veo cayendo toda la suciedad en el suelo.

  • ¿Y el fregadero? Tampoco. Será porque mis padres tenían el fregadero debajo de la ventana que había en la cocina que daba al patio, y siempre veía a mi madre mirándonos a través de ella. Aunque todavía queremos esperar para tener hijos, los hemos tenido presentes en todas las decisiones que hemos tomado ♥️. Ya me imagino a los peques jugando en el jardín y yo echándoles un ojo desde la ventana de la cocina.

  • ¿Qué tal funciona el frigorífico? ¡Genial! Hace unos años, mi madre nos dejó su frigorífico americano ya que el que nos habían dejado en el piso de alquiler era muy pequeño, y desde entonces me enamoró. Es muy amplio y cómodo.

  • ¿Son difíciles de limpiar los azulejos tipo metro? Por ahora no. Se limpian muy fácilmente. Supongo que en un tiempo tendré que hacer una limpieza más profunda de las juntas, pero como en el resto de azulejos.

  • ¿Te gusta tener el microondas y el horno en columna? ¡Me encanta! Uso muchísimo el horno. Repostería, pizzas, costillar con miel y mostaza... 😜🤤Y es un poco incómodo tener que agacharte cada vez que quieres echarle un ojo al manjar.

  • ¿Notas que todo se llena de grasa? Para nada. También tengo que decir que apenas hago fritos, pero cuando he hecho una tortilla de patatas o patatas fritas, se llena de grasa la zona de inducción, nada más.

  • ¿Un fregadro de un seno o dos? UNO. Empecemos porque tengo lavavajillas, por lo que el fregadero lo uso exclusivamente para ollas, bandeja del horno, sartenes... Prefiero un fregadero grande donde quepa bien la bandeja del horno, que dos que son pequeños igual, pero dos. Compré el escurridor de ikea y listo. Quizás para una persona que lave todo a mano si le es más cómodo tener dos, uno para lavar y otro como escurridor. Sea como sea, opto porque uno de los senos sea lo suficientemente grande como para que quepa la bandeja del horno y no salga el agua por todos sitios.

Si tengo que poner alguna pega, es que tienes que tener todo más ordenado. Al tener todo abierto, ves los trastos tanto de la cocina, como del salón. Pero bueno, es una forma de volverte más ordenado 😅 antes cerraba la puerta de la cocina y si tenía la pila llena de trastos, una vez en el salón se me olvidaba, ahora lo tengo constantemente a la vista y es como que me llaman para que vaya a limpiarlos 😂. Pero oye, ahora mantengo la casa más recogida que antes.


Y creo que esto es todo. Si tenéis cualquier otra duda, dejármela en comentarios y os la resuelvo encantada ☺️


Hasta la próxima 😘,



2,509 vistas

Si no quieres perderte nada,

¡suscríbete!

hola@diariodeunareforma.com

© 2019 by Alexandra Correas