• Diariodeunareforma

Pérgola



Hola chicos,


¿Cómo estáis?


Como son tantas las preguntas que me hacéis a través de Instagram sobre la nueva pérgola, he decidido escribir un post completo hablando sobre ella.


No sé si recordaréis que hace cosa de un mes publiqué un post en el que os explicaba que andaba un poco confusa en cuanto a la elección de los materiales. A todos ellos les sacaba inconvenientes. Ventajas también, of course. Os dejo mi lista de ventajas / desventajas de los materiales que estuvimos barajando:


MADERA


Ventajas

  • Es un material que aporta mucha calidez.


Desventajas

  • Mantenimiento: no visualizaba tener que estar cada año lijando y barnizando.

  • Oscuridad: el color natural de la madera es oscuro, por lo que si no la pintábamos, nos iba a quitar mucha luz al salón - cocina e iba a quedar una pérgola muy fría y apagada.


ALUMINIO


Ventajas

  • 0 mantenimiento.

  • Color deseado a juego del aluminio de las ventanas de la casa.

Desventajas

  • Las juntas entre los pilares y diferentes piezas quedarían vistas, al igual que la tornillería.


HIERRO


Ventajas

  • Es un material muy robusto.

  • Se puede soldar, por lo que no se ven los cortes entre piezas, creando un efecto como si la estructura fuera una sola pieza.

Desventajas

  • Mantenimiento: aunque es menor al de la madera, si la pérgola se ha esmaltado en algún color, con el paso de los años se tendrá que hacer algún repaso.


Teniendo en cuenta estas referencias, al final decidimos decantarnos por estructura de hierro y cubierta de panel sándwich. Todos los instaladores que vinieron a casa para hacernos un presupuesto, coincidieron que dadas las dimensiones de la pérgola, lo ideal era hacerla de hierro, ya que aunque el aluminio tiene la ventaja de no tener mantenimiento, iba a quedar más endeble y posiblemente en un futuro acabaría quedando combada. Además, el hecho de ir soldada y que no se vieran cortes, me pareció estéticamente ideal.


Y... ¿qué es el panel sandwich? Es también una de las preguntas que más me habéis hecho. ¿La teja viene incluida o se pone a parte?


El panel sándwich es un producto industrial diseñado para realizar cerramientos en la construcción, industrial y residencial, y en la industria del aislamiento. Es principalmente utilizado como aislante térmico, acústico, como impermeabilizante y como cerramiento. Vale destacar que es un producto resistente y ligero, lo cual permite utilizarlo con un mínimo de esfuerzo físico por parte del operario que realiza el montaje.


Las principales características son:

  • Excelente aislamiento térmico y acústico

  • Grosor variable

  • Elevada resistencia con bajo peso

  • Protección frente al agua, vapor y estanqueidad al aire

  • Las placas metálicas exteriores resisten a la agresividad de agentes atmosféricos

  • Montaje sencillo que permite construir estructuras con rapidez

  • Fácil reparación o sustitución si los paneles resultan dañados

  • Ahorro elevado gracias a su sistema de producción en masa

  • Larga vida útil con bajos costes de mantenimiento

  • Resistencia al fuego en los paneles de lana de roca

La principal característica que destaca de los paneles sandwich proviene de su composición. Están formados por un núcleo interno, compuesto de espumas rígidas de poliuretano (PUR) o poliisocianurato (PIR), protegido por dos láminas de acero finas pero resistentes que ofrecen un elevado aislamiento térmico en un grosor y peso muy reducido. Por tanto, otra de sus características sería la ligereza y manejabilidad, cualquier usuario puede manipular las placas de forma sencilla.


En cuanto a la estética, también me parecieron una buena opción, ya que están disponibles en diferentes formas y acabados. La cubierta imitación teja me enamoró desde que la vi en el porche de mi amiga Anabel. Hay 3 tonos de teja: roja, albero envejecido y gris pizarra. Sin duda, el albero envejecido me ha parecido siempre el más bonito, con un aire rústico.



Referente al acabado interior, se puede elegir entre blanco o efecto madera. Tal y como os he comentado en las desventajas de la madera, es un color oscuro que iba a quitar mucha luz al salón - cocina, y además iba a quedar un porche muy sombrío.



En mi Instagram tenéis un vídeo de la instalación de la pérgola, por si queréis echarle un vistazo.


Ahora vamos con otra cuestión que os interesa y os preocupa a partes iguales: el tema de la luz.


Ya sabéis que antes de tener la pérgola, teníamos un toldo. Se nos quedaba muy corto para lo que lo necesitábamos. Por un lado, queríamos techar el mueble de obra que, bueno, ya os contaré algún día, pero es una de las decisiones que más me arrepiento de la reforma, pero qué le vamos a hacer... en todo no se puede acertar, y menos a la primera. La cuestión es que queríamos techarlo con algún material que cubriera bien la zona, tanto para proteger la lavadora, como los muebles de exterior, que, pese a estar preparados para estar a la intemperie, siempre es mejor que tengan protección, sobretodo el nuevo conjunto de jardín que es de madera maciza de acacia.


Teniendo esto claro, la idea de una pérgola con toldo corredero, quedaba totalmente fuera. También vimos la posibilidad de poner una pérgola bioclimática, ya que daba la opción de abrir los paneles y no perder nada de luz, pero entonces tenía que decir adiós a un requisito indispensable y soñado, que era tener una lámpara sobre el centro del conjunto de mesa y sillas. A eso le sumamos el gran coste económico, y directamente se fue a las lista de los no.


Debo confesar que en un principio me daba un poco de miedo perder mucha luz en el salón - cocina, pero también soy consciente de dónde vivimos. Justamente ayer os hablaba de este tema en el post de Instagram. No todo vale. Cada uno tiene sus prioridades, necesidades, gustos... y algo que se tiene que tener siempre muy en cuenta es el lugar en el que vivimos. No se tienen las mismas prioridades viviendo en Lugo, que en Sevilla. Posiblemente en uno de estos lugares puedas prescindir del aire acondicionado y en el otro de la calefacción. Pues en este tema es lo mismo. Quizás si viviera en el norte, donde hace más frío que calor, y más lluvias que sol, no me hubiera decantado por este tipo de porche. Pero viviendo en Murcia, donde tenemos más meses de sol y calor, que de frío, es imprescindible tener una casa fresquita. La luz solar se traduce en calor, y otra cosa no, pero mi casa tiene mucha luz, así que restar una poca, no hace daño a nadie, es más, es de agradecer porque nuestra casa tiene orientación al sur y son las horas más fuertes de sol cuando dan directamente al salón - cocina. Después de comer, siempre hemos tenido que bajar las persianas porque entraba muchísima luz y, además de dar calor, se reflejaba en la tv y no se podía ver nada. Ahora no es necesario que las bajemos.


Vamos ahora con las dimensiones:



Y con esto y un bizcocho... hasta el mes que viene como poco jejeje. A ver si este verano me da más ratitos para pasarme por aquí y así poder explayarme con según que temas por los que me preguntáis tanto.


Aprovecho para deciros que voy a hacer un lavado de cara a la web y, seguramente hayan novedades. Hasta ahí puedo leer.


Espero que os haya gustado el post y si tenéis cualquier otra duda, podéis enviarme un mensaje directo por Instagram.


Un besazo,





673 vistas

Si no quieres perderte nada,

¡suscríbete!

hola@diariodeunareforma.com

© 2019 by Alexandra Correas