Si no quieres perderte nada,

¡suscríbete!

hola@diariodeunareforma.com

© 2019 by Alexandra Correas

Sobre mi

y el comienzo de esta aventura llamada hogar

Hola, soy Alexandra

¡ Hola !

Me llamo Alexandra. Tengo 25 años. Soy de Barcelona y vivo en Murcia desde hace 7 años.

Soy propietaria de una casita que compré siendo una ruina y ahora se ha convertido en un hogar acogedor.

La decoración ha sido una de mis pasiones desde que soy pequeña. Todavía recuerdo cuando cambiaba las cosas de mi habitación mil veces para ver como quedaban de una manera u otra.

Esta pasión, la cual estaba oculta y de la que todavía no me había dado cuenta, empezó a aflorar cuando me independicé y alquilé mi primer piso.

Siempre fui de las que decía que no quería comprar una casa, que viviría siempre de alquiler. Aiiiii, cuantas cosas he dicho que ahora no estoy cumpliendo... pero bueno, de eso trata la vida; cometer errores y aprender. La opción de vivir de alquiler nunca me había supuesto ningún inconveniente, vivía bien, sin preocupaciones de contribuciones, comunidades, etc. ¿Qué pasó? Nunca sentía que estuviera en mi casa y eso conllevó a cambiar de piso en varios ocasiones y pasar por 4 pisos de alquiler. A uno le faltaba terraza, al otro cocina... a todos les sacaba pegas. Descubrí que en todos en los que estaba repetía la misma cantinela siempre: 'si fuera mío... tiraría esta pared, haría una cocina con isla, cambiaría la bañera por un plato de ducha y un largo etcétera. Con esto no quiero decir que fuera consciente que quería comprar para reformar, porque eso nunca formó parte de mis planes.

Llegó 2017 y no sé porqué, empezamos a replantearnos alquilar con opción a compra, ya que pensábamos que por lo jóvenes que éramos no conseguiríamos una hipoteca. ¡Chasco! No encontrábamos nada. Las viviendas que estaban de alquiler eran puro alquiler y con las de compra pasaba exactamente lo mismo, los propietarios no estaban dispuestos a alquilar, ni siquiera con la opción a compra.

En ese momento estábamos en un ático muy bonito, pero igual de bonito que pequeño. Tenía tarima flotante, puertas lacadas en blanco, terraza, una habitación de matrimonio enorme, una buena cocina... pero solo 2 habitaciones. La idea de la mudanza cada vez nos causaba más estrés y más cansancio, ya habíamos pasado por 9 antes. Así que no dejamos de buscar por internet casitas que pudieran ser las candidatas a nuestro futuro hogar.

 

Encontramos una casa adosada de 2 plantas que era muy bonita y recién reformada, pero muy cara. En este caso, los propietarios si estaban de acuerdo en hacer un contrato de alquiler con opción a compra. ¿Problema? Que la casa apenas tenía jardín, algo que para nosotros siempre había sido requisito indispensable. Por h o por b no nos pusimos de acuerdo con los propietarios y seguimos con la búsqueda. 

Y entonces... llegó el día que lo cambió todo. Mi madre estaba mirando una página de alquileres y compra-ventas de inmuebles, y de repente escucho: 'Alex, mira esta casita' a lo que mi contestación fue: '¿eso? ¿enserio? ¿estás de broma? ¡si está para tirar abajo! es una ruina. Mi madre me miró con cara de que no entendía nada y que no sabía lo que estaba diciendo. No sé porqué, pero algo dentro de mi me dijo que tenía que ir a verla, y así fue. Al día siguiente estábamos mi marido y yo plantados enfrente de la casa con el agente inmobiliario. No os voy a engañar, me costó mucho hacerme a la idea de como quedaría reformada. El suelo estaba levantado por unas zonas y hundido en otras. La cocina estaba hecha polvo, el aseo más de lo mismo... pero fue salir al jardín y sentí que esa tenía que ser mi casa. Miré a mi marido y simplemente con una mirada, supe que él estaba pensando lo mismo que yo. Fue tal el flechazo, que al día siguiente estábamos de nuevo visitando la casa junto a nuestros padres. Confirmamos que nos la quedábamos.

Los trámites con los bancos fueron algo complicados, desde aquí quiero agradecer el fantástico trabajo que hizo el agente inmobiliario. Hubo un momento en que pensábamos que se nos escapaba por tantas trabas que nos estaban poniendo. Me desilusioné y la di por perdida... hasta que 4 días más tarde, nos llamó el agente diciendo que la hipoteca estaba aceptada y que teníamos que fijar una fecha para firmar en notaria. No os podéis imaginar mi cara de alegría e ilusión al escuchar esas palabras. 

Entonces, llegó el 9 de enero de 2018 y ahí estábamos, en notaria junto con el agente inmobiliario y la mujer que nos vendía la casa. Y ese mismo día, empezó nuestro sueño.

En este blog podrás ir viendo el paso a paso y las decisiones que fuimos tomando en la reforma integral de la casa.

Gracias por acompañarme :)